Cargando...
Entrevista
Cultura
9 Feb 2023

Guillermo Cácharo: “El oeste está presente en mucho de lo que escribo”

Por: Gabriela Sánchez.
El escritor habló con Castelar Digital acerca de su última obra, `Forastero de mí (y otros poemas reunidos)´, en donde le dedicó una poesía a la ciudad. Además, adelantó su próxima novela `Canción de vísperas´ y un futuro libro de cuentos. “La pandemia me impulsó a activar la publicación y la escritura en general”, dijo.
En febrero de 1970, Guillermo Cácharo - Licenciado y Profesor en Letras de la Universidad de Buenos Aires -, de 8 años por aquel entonces, se mudó junto a su familia a Castelar, a una vivienda sobre la calle Zapiola, a una cuadra de la barrera. Su llegada coincidió con los carnavales. Evento del cual no pudo participar pero sí contemplar a través del vidrio de la ventana de su casa acompañado por su hermano, unos años menor. “Ese es el recuerdo más viejo que tengo de Castelar. Apenas llegamos, dos vecinos vinieron a avisar que salían a festejar el carnaval en la vereda, a la calle. Y porque nos habíamos vacunado, no nos podíamos mojar. ¡Imaginate cómo estábamos viendo que nos perdíamos la fiesta barrial! Desde el ventanal veíamos a vecinos, grandes y chicos, tirándose bombitas de agua, baldazos y manguereándose”, rememoró.

"Yo llegué justo el último año antes de ser ciudad. Era muy vecindario. Desde chico conocí la casa de todos los vecinos, de la cuadra y la manzana, con los que nos juntábamos a comer, a tocar la guitarra, a cantar y los fines de año, en navidad y año nuevo, festejábamos en la vereda. Todo el mundo sacaba tablones y caballetes. Fue una vida de barrio muy linda, jugábamos en la calle y a la pelota a la vuelta en un terrenito. Había varios y eran los lugares de juego con los chicos", relató el escritor de Castelar que le dedicó un poema en su último libro y que algunas de sus historias las ha situado en Ramos Mejía o Haedo. “Aun cuando no pongo Castelar, la zona oeste es la que está presente en muchas cosas de las que escribo”, señaló.

Su vínculo con la literatura bien puede deber su origen a la relación de esta con sus padres, dos grandes lectores. De hecho el primer libro que generó un impacto sobre él, a los 3 años, fue la colección económica de Eudeba, lanzada en 1960, llamada `Serie del Siglo y medio´ – de grandes clásicos de la literatura argentina para conmemorar la Revolución de Mayo – perteneciente a la biblioteca familiar. “Mi papá la había comprado y yo veía que todas las noches se iba a dormir leyendo uno de esos libros que tenían el lomo parecido pero con colores distintos. A mí eso de chiquito me llamaba la atención muchísimo. Ellos alimentaban la lectura. Leía libros de aventuras, obras de Fenimore Cooper”, comentó.

#NotaRelacionada: Mar Vegan: “Estamos acostumbrados a comer y no a alimentarnos”


En la secundaria mientras asistía a la escuela Inmaculada, donde fue alumno y luego docente, empezó a escribir “como suele hacer la mayoría de la gente, poemas sentimentales, emocionales o hasta con alguna aspiración filosófica”, influenciado por autores que algunos profesores de la institución le hicieron conocer de “la literatura clásica, latinoamericana, de los griegos o del Siglo de Oro español y la poesía canónica, que se daba en ese tiempo”. Durante su paso por la carrera de Letras, en cambio, escribió muy poco. Incluso recibido recién retomó la escritura cuando estaba dejando de dar clases en la UBA, donde ejerció la docencia durante varios años. “No le pasa a todos pero la carrera, a veces, en lugar de estimular la escritura genera una exigencia sobre uno mismo tan fuerte que inhibe. A mí me pasó”, manifestó.

Por su cuento `No había luna esa noche´, incluido en el libro homónimo editado en 2000, recibió un premio de la Secretaría de Cultura de la Nación y dos relatos de este, a su vez, fueron distinguidos en el Concurso Internacional de Cuentos `Juan Rulfo´ de Francia. “Me fui animando de a poco, me estimuló haber recibido el primer premio por ese cuento del libro. Eso también me dijo: `Bueno, por acá hay algo que a la gente creo que le va a gustar´. Me sirvió como respaldo”, expresó.

Guillermo Cácharo es autor de versiones de mitos clásicos griegos y romanos: `La guerra de Troya´ y `Amor y aventura´. Además, escribió dos obras teatrales: `Memorándum´ y `Silvia en el espejo´, esta última, por encargo del Municipio de Morón para el ciclo de Teatro por la Memoria, la Verdad y la Justicia, dentro de un colectivo de obras dedicadas a madres de desaparecidos del municipio. También publicó la novela `Cronología de la furia´ y muchos de sus cuentos forman parte de distintas antologías.

#NotaRelacionada: Parkour en el Geriátrico: “Los varones siguen copando todos los espacios”


`Forastero de mí (y otros poemas reunidos)´, su último libro, fue publicado en 2022. Este reúne cuatro poemarios escritos en diferentes momentos: versos indóciles (entre 2021-2017), forastero de mí (entre 2016-2011), hombre (de 2006), y mirada de mar (de 2003). “Descarté de cada poemario los que hoy en día no me representaban o nos los veía parte del conjunto. Me gustó más que el primero fuera más reciente y que, si alguien lee el libro siguiendo el orden de página, vaya desde lo último a lo más antiguo, en lugar de hacerlo al revés, que es lo que se hace habitualmente. No tenía ganas de que se pensara tampoco como una especie de evolución de la escritura. Y como también había textos más actuales de experiencias colectivas como la situación de pandemia, me parecía que era más interesante que fueran esos los de la puerta de entrada”, compartió.

“La pandemia, desde algún modo que no tengo muy claro, me impulsó a activar la posibilidad de publicar el libro de poemas. Revisar los textos, ver el orden que iban a tener, elegir cuáles. Y a la escritura en general también. Yo venía trabajando lentamente en una idea. En realidad, había escrito un cuento hace un tiempo, pero todavía no tenía suficiente cantidad para un libro. Dos o tres personas que lo habían leído me habían comentado que tenía un aire para ser novela. Y, cuando comenzó el aislamiento retomé esa idea y terminé escribiéndola”.

`Canción de vísperas´ será el título que llevará la novela que planea publicar este año y de la cual anticipó: “En ella hay fundamentalmente cinco voces, de cinco integrantes de una familia. En la que se van recorriendo momentos distintos de la historia familiar, de los conflictos que hay entre los personajes y también los contextos sociales que ocupa la historia de la novela, que va desde fines de los 50, principios de los 70 hasta los días anteriores al inicio de la pandemia”.

#NotaRelacionada: Pipo Nazaro: “No me considero guitarrista ni cantante, sí un guitarrero y cantor”


En cuanto a nuevas producciones, está trabajando en un libro que probablemente se llame `Letra y Música´. “Sigo escribiendo en esa dirección. Son cuentos que, por alguna razón, están relacionados, motivados o tienen como disparador alguna cuestión de un tema musical. A veces por la letra, a veces por la música y otras por las dos cosas, y llevan los nombres de esas canciones. Voy a tomar prestado uno del primer libro de cuentos, `No había luna esa noche´, que el título originalmente está en inglés, y que escribí a partir de la atmósfera que me había generado aquella canción”, sostuvo.

Asimismo, en 2023, continuará con la coordinación del taller de lectura y análisis literario `Exlibris´, que inicia en marzo en modalidad virtual. “Son grupos en los que hay gente diversa, heterogéneos en edad, en intereses, en experiencias previas, que para mí es lo más lindo. Hacemos mesa redonda de comentarios de lo que cada cual leyó, que también es el objetivo del taller: la lectura de cada uno con las miradas de los demás, que siempre traen algo nuevo”, concluyó.


en su andén deslucido
se pronuncia desde antiguo un eslogan tajante legendario
que castelar solamente
es castelar
se profiere como un rezo
lo creí de chico muy chico
cuando creía en el rezo devoto
días en que
trepado a los tilos del otoño
dichoso entre las hojas amarillas olvidaba que no nací acá
hasta que fui de acá
donde la vida me hizo los primeros muertos de casa
donde me dio los hijos el amor
de dónde ser si no

hoy que mis años aquí
no caben en los libros que no he escrito
me pregunto
solamente castelar
acaso aquella frase sentenció su existencia
su fantasía de ser único
pero este lugar
partido al tercio por una cicatriz férrea
separa desigual
un sur y un norte que se juzgan
más desiguales más norte y sur de lo que son
pero lo son
separa abajos y arribas cada vez más arriba
presume de aristócrata acá de reo allá
se tienta con los nombres tilingos de nuevos palermos
también los resiste los enfrenta
con orgullos de ayer

tal vez borges
maría elena
hallaron mejor que nadie
definitivos
los versos que nombran esta pasión insondable
la tierra de uno
yo llegué aquí antes
de que el pueblo se hiciera ciudad
cómo querría verla crecer ayudarla
hasta hacerse
por fin pueblo

 
* * * *
Poema dedicado a Castelar, incluido en Forastero de mí (y otros poemas reunidos), Miño y Dávila, 2022.
Gabriela Sánchez

Gabriela Sánchez

Periodista

Gabriela Sánchez es Periodista, egresada de TEA, especialista en cultura y rock. Se capacitó con profesionales roqueros como Alfredo Rosso y Sergio Marchi. Es vecina de Castelar con amplia experiencia en medios de la región y Colaboradora de Castelar Digital.

Tendencias

  • Agenda

  • Artistas

  • Comercios

  • Delivery

  • Farmacias

  • Fotos

  • Ocio

  • Talleres

  • Nuestra Ciudad

  • Publicidad

  • Contacto

Artistas

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Silvia Villalba

Artista y geógrafa

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Laura Giusti

Joyera y docente

Ciudad natal:

Último trabajo: Rancho, en el Centro Cultural Borges

Instagram: Ir al perfil

Bibi Romero

Pintora decorativa

Ciudad natal: Córdoba

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Olga Noemí Sanchez

Escritora

Ciudad natal: CABA

Último trabajo: Estaciones

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Anabella Bonell

Artista visual y docente

Ciudad natal: Hurlingham

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gabriela Picollo

Artista Plástica y Ceramista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal: Pto. de Buenos Aires

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Cristián García Zárate

Retratista

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Iván Quevedo

Arquitecto y Artista

Ciudad natal: CABA

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Inés Bombara

Narradora Oral

Ciudad natal:

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Artista Plástica

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Comercios

Galería: Campaña Patagonia 2020 en la mirada de Castelar Digital

Las biólogas en el mallín del Puente Romano, Parque Llao Llao.
Postal del lago Nahuel Huapi desde Bariloche.
Cascada Blanca en el Brazo Blest del lago Nahuel Huapi.
Tela de araña en la selva valdiviana de Puerto Blest.
Selva valdiviana de Puerto Blest.
Selva valdiviana de Puerto Blest.
Una oruga de mariposa en Puerto Blest.
Cascada de los Cántaros, Puerto Blest.
Dra Soledad Méndez en el recorrido a Puerto Blest.
El Lago Traful es uno de los más bellos de la zona.
Trampa de luz en la Seccional Villegas.
Mg Gabrielle Jorge recolectando desde la trampa de luz.
Dra María Laura Libonatti recolectando desde la trampa de luz.
En horario crepuscular, la trampa atrae a todo tipo de insectos.
Trampa de luz en la Laguna Fantasma.
Libonatti y Jorge en el mallín del Puente Romano.
El entorno agreste del río Ñirihuau.
Río Ñirihuau. Frío y ruidoso.
Libonatti y Jorge colocando una trampa Malaise.
Un caballo negro se esconde para no salir en la foto.
Las entomólogas en plena tarea cerca del río Ñirihuau.
Ruta 40 y el lago Guillelmo.
Un río tributario del lago Guillelmo. Frío y cristalino.
La Doctora Libonatti buscan larvas de Scirtidae.
Trampa de luz en la Laguna Fantasma.
Trampa de luz en la Laguna Fantasma.
Trampa de luz en el Mallín del Kilómetro 12.
Vista al lago Nahuel Huapi desde el Mirador Tacul, cercano al Puente Romano.