Cargando...
Récord
Sociedad
6 Dic 2020

Cumplió 50 años de trayectoria cortando el pelo en Castelar

Por: Leandro Fernández Vivas.
Roberto comenzó con 19 años a darle forma a los peinados del pueblo. Se especializó en corte a navaja y conoció a todos los habitantes de la ciudad. Historia de amistad, amor, comercio y tijeras: “Hay que ser locales, vivir y dejar vivir a todo Castelar”, dijo.
La identidad de un pueblo se sustenta en la historia de sus habitantes y los espacios que estos habitan. La cultura de un lugar se manifiesta en los hábitos, costumbres, valores y hasta en los trabajos y la forma de vincularse en ellos. En Castelar, su identidad está ligada al ferrocarril, a la aviación, a los clubes, a los chalets y también al centro comercial que, desde que surgió la estación, en nuestra ciudad se aglomeró en el entorno del andén. Algunos comercios, muy pocos aún, vivieron las épocas en que esta ciudad, hoy con edificios y tránsito urbano, era una aldea de calles de tierra y donde todos se conocían. Esta es la historia de un amigo de Castelar que vivió el pueblo y el crecimiento hacia el cielo de la ciudad.

“¿Ves este peine? me lo regaló una clienta, una vecina, hace como 50 años. Es de hueso, no se consiguen más”, muestra orgulloso Roberto ante los ojos de Castelar Digital. El peine, de tono pálido ambarino y velocidad especial, peina a un vecino que se sentó con el objetivo de darle forma a su pelo entrecano. Roberto no duda, sabe a la perfección lo que debe hacer. El conocimiento y la seguridad se lo brindan los años de oficio, los miles y miles de cortes realizados en Castelar, desde aquel primer agosto en donde en el Salón Azul de Carlos Casares y Pompeya dónde hizo sonar sus tijeras por primera vez y le dio inicio a su profesión.

En 1970 Castelar era muy distinto al de hoy. Apenas unas pocas calles estaban asfaltadas y el centro era un puñado de locales rodeados de casas de tejas rojas. Al alejarse unas pocas cuadras comenzaban los grandes lotes y los chalets característicos del lugar. Más allá quedaban aún algunas quintas. Faltaba todavía un año para que el pueblo sea reconocido como ciudad. Todos los días Roberto Giannioto hacía el mismo recorrido: de su casa en La Tablada, partido de La Matanza, viajaba a Ramos Mejía en colectivo donde tomaba el tren que lo dejaba en Castelar, luego caminaba algunas pocas cuadras hasta su trabajo: “Empecé en agosto del 70 en el Salón Azul, estaba en un local al lado del Surco Loco. Era un salón grande para mujeres, con seis peluqueras, y después abrieron un salón chiquito para hombres, con dos peluqueros. Ahí empecé hasta que en el 82 con Carlos, otro empleado del Salón Azul, abrimos nuestra propia peluquería”, contó el vecino a Castelar Digital sentado en Siempre Tuyo, su peluquería, ubicada en Carlos Casares 861 entre Arias y Los Incas, justo frente a la panadería La Española.

“Mis padres nacieron en Sicilia. Mi padre era albañil, no había otro peluquero en la familia, el único fui yo. Siempre me gustó la peluquería, desde chico quería ser peluquero.Yo trabajaba en talleres metalúrgicos y un día me dije basta! Me voy a hacer un curso de peluquero. Tenía 16 años y me acompañó mi tío a las Academias Oli. Ahí empecé, trabajaba de día  y a la noche hacía el curso. Practiqué con amigos, con mi familia, y a los 19 me vine a trabajar a Castelar”, recordó Roberto.

En el Salón Azul conoció a Carlos y en 1982 abrieron su propia peluquería especializada en corte a navaja. Eran sólo un puñado de peluqueros en el oeste que utilizaban esta técnica que en la época fue la última moda: “teníamos muchísimo trabajo, teníamos cola de gente esperando, venia muchísima gente, venían de Liniers, de Moreno, me los traía el tren”, explicó. Carlos, su socio, decidió retirarse de la peluquería este año, pero es co autor del nombre del comercio que aún lidera Roberto.

“Totus tuus”

Roberto abrió las puertas de su peluquería en septiembre de 1982 cuando aún las noticias por la reciente finalizada Guerra de Malvinas seguían estando en la tapa de todos los diarios. Habían pasado sólo unos meses de la visita del Papa Juan Pablo II quien a finales de junio recorrió parte de Buenos Aires con el objetivo de mediar entre Argentina y el Reino Unido. En esa fugaz visita viajó en el Sarmiento. Primero partió desde la ciudad de Buenos Aires en su célebre Papamóvil viajando por la Avenida Rivadavia hasta llegar a Morón donde se subió al tren con destino a Luján. El viaje de Juan Pablo II sorprendió y conmocionó a todo el oeste. “El Papa decía siempre Totus tuus, que significaba ‘todo tuyo’, entonces, como había pasado por acá con el tren quisimos homenajearlo y ponerle ese nombre. Pero en la Municipalidad me dijeron que era plagio, entonces buscamos algo distinto y se me ocurrió Siempre Tuyo”, explicó Roberto.

Desde aquel primer día en que comenzó a cortar el pelo nunca más se alejó de Castelar. En el mismo centro comercial conoció a su esposa, Mirta, quien trabajaba en otro negocio cercano, Practicosas, ubicado dentro de la Galería Norte con quien se casó en 1979 y tuvo dos hijas, María Florencia y Maura Antonella. Con 50 años de trayectoria conoció a cada miembro de aquellas pocas familias que conformaban Castelar, desde Choly Berreteaga y su esposo ‘el vasco’, hasta los nietos del doctor Jorge Jalón, su primer cliente. Su peluquería responde a las necesidades de sus clientes, así como en otras épocas era el lugar de encuentro y largas charlas entre los varones del pueblo, hoy le corta el pelo a niños y niñas quienes, si se portan bien, siempre se llevan un juguete de regalo.

En épocas en donde resurgieron las barberías, Roberto sigue aplicando su corte a la navaja: “es un corte modelado, también se le decía ‘a la romana’. La navaja modela el pelo a la cabeza, lo que hace es rebajar y entresacar, va asentando el pelo y le da forma a la cabeza”, explica navaja en mano mientas termina de cubrir los hombros de su cliente instantes antes de que empiece con su labor.

“Los vecinos me eligen, son corajudos, pero hay que ser localistas. Nosotros les compramos a ellos, y ellos se vienen a cortarse acá, hay que ser locales, vivir y dejar vivir a todo Castelar. Castelar es muy lindo y la gente es muy linda. Siempre voy a estar eternamente agradecido con los vecinos de Castelar, por el apoyo y por la confianza. Vamos a seguir trabajando para los vecinos, muchos son amigos y estoy eternamente agradecido a los clientes y a las familias que vinieron siempre acá”, finalizó Roberto Giannioto.



 
Leandro Fernández Vivas

Leandro Fernández Vivas

Periodista

Técnico Universitario en Periodismo.
Director Periodístico en Castelar Digital.
Socio Fundador de Ocho Ojos.

Tendencias

  • Artistas
  • Comercios
  • Agenda
  • Delivery
  • Talleres
  • Farmacias
  • Fotos
  • Publicidad
  • Ocio

Artistas

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Ivan "Haivandart" Quevedo

Arquitecto y Artista

Ciudad natal: CABA

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Inés Bombara

Narradora Oral

Ciudad natal:

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Arista Plástica

Ciudad natal:  

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Cristián García Zárate

Retratista

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal:  

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Tony Balver

Músico Saxofonista

Ciudad natal: Tucuman

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Marisa Alonso

Artista Artesana

Ciudad natal:

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Proyecto Oeste

Grupo Musical

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Último trabajo:

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: 07 / 12 / 2019

Próx. evento:

Instagram: Ir al perfil

Galería: Aeródromo de Castelar

Aeródromo de Castelar. Se estableció en 1920 a pocas cuadras al norte de la estación, entra las actuales calles Arias, España y Lincoln con frente sobre las vías del ferrocarril. Pertenecía a la Misión de la Aviación Italiana y luego al Centro de Aviación Civil. Fuente: Instituto y Archivo Histórico de Morón
Aeródromo de Castelar. Se estableció en 1920 a pocas cuadras al norte de la estación, entra las actuales calles Arias, España y Lincoln con frente sobre las vías del ferrocarril. Pertenecía a la Misión de la Aviación Italiana y luego al Centro de Aviación Civil. Fuente: Instituto y Archivo Histórico de Morón
Aeródromo de Castelar. Se estableció en 1920 a pocas cuadras al norte de la estación, entra las actuales calles Arias, España y Lincoln con frente sobre las vías del ferrocarril. Pertenecía a la Misión de la Aviación Italiana y luego al Centro de Aviación Civil. Fuente: Instituto y Archivo Histórico de Morón
Aeródromo de Castelar. Se estableció en 1920 a pocas cuadras al norte de la estación, entra las actuales calles Arias, España y Lincoln con frente sobre las vías del ferrocarril. Pertenecía a la Misión de la Aviación Italiana y luego al Centro de Aviación Civil. Fuente: Instituto y Archivo Histórico de Morón
Aeródromo de Castelar. Se estableció en 1920 a pocas cuadras al norte de la estación, entra las actuales calles Arias, España y Lincoln con frente sobre las vías del ferrocarril. Pertenecía a la Misión de la Aviación Italiana y luego al Centro de Aviación Civil. Fuente: Instituto y Archivo Histórico de Morón
Aeródromo q funciono hasta mediados de los años 30 cerca de la estacion de Castelar, lado norte.
El 5 de febrero de 1926, el Aeródromo Central que se organiza en el Cuartel II del Partido de Morón, primera obra destinada al transporte aéreo encarada por el Estado Nacional, recibe por Decreto S/Nº, 2ª parte, BM Nº 2038, el nombre de Aeródromo Central