Cargando...
Sociedad
13 Mar 2015

Breve Historia del campo "Los Gurises"

Transcurría el año 1971, cuando Juancho Pisano llamó a las oficinas de Urrutia Medici y Lazzarino para invitarlos comprar el casco de un tambo de 2 manzanas, ubicado frente a una fracción de 10 Has. propiedad de su padre.
Las tierras estaban en la zona de Puente Roca, Partido de Moreno, y la posibilidad de venderlas en block potencializaba el valor de ambas fracciones.  La idea la tomaron Carlos Lazzarino (Pampa)  y  el Negro  Urrutia, pero -a medida que conversaban entre ellos- la  propuesta original de hacer un negocio inmobiliario se fue desvirtuando,  hasta  el punto  de invitar a participar a otras familias de un proyecto comunitario. Lo argumentaban diciendo: “mientras tanto no se venda  la podemos usar como quinta para fin de semana”.  Los que inicialmente estuvieron de acuerdo fueron: Marilú Piñeyro y Tito Santisteban, Tristán García Torres y Alicia  Riberto, Alicia Drago y Hugo Caratti, Carlos Pisano y Elvira Tourné, Cayetano Juan Urio (Cacho) y Haydee Vila, Juancho Pisano e Isabel García, Pampa Lazzarino y Raquel Mones Ruiz,  Susy Poli y el Negro Urrutia. Así,  formaron el núcleo de 8 familias. También se hicieron otras invitaciones a varios matrimonios amigos, pero lamentablemente no aceptaron.

“Todos nos fuimos encariñando con la propiedad” –cuentan las familias a Castelar Digital. “Éramos  jóvenes, con un promedio de alrededor de 34 años, con  hijos pequeños, que hicieron una linda y larga amistad. Criamos conejos, cerdos, gallinas, tuvimos caballos y sulky. Los chicos hicieron una huerta de la que no pocas veces nos proveímos y otras los muy picaros salían a vender los productos por el barrio. Se festejaron cumpleaños en los que se invitaban a muchos chicos, desde amiguitos a compañeros de grado, había lugar de sobra. Se organizaban partidos de futbol  y lindos paseos en sulky, con más de una aventura entre divertida y peligrosa. El que llegaba primero prendía el fuego, y a medida que iban llegando los demás se agregaba carbón y la carne que habían traído los menos madrugadores. Los mayores tomábamos vino, poquito,  y luego dormíamos la siesta, no faltaba el gracioso que cortaba el pasto con la máquina eléctrica en torno al que dormía plácidamente sobre el césped, dejando resaltada su figura.

Teníamos un casero (José Luis) que solo trabajaba los domingos cuando estábamos todos, para hacernos sentir mal. Las mamás reservaban las mejores porciones de la parrilla para sus nenes, costumbre que poco a poco fueron cambiando, porque en “Los Gurises” -que así se llamaba nuestro “campito”, a pedido de Juancho Pisano- los únicos privilegiados no eran solo los niños.  La casa era grande, tipo campo, con paredes gruesas y techo de chapas con cielorraso, tenia 3 dormitorios, cocina amplia para todo uso y un baño, una linda galería y mucha arboleda en el perímetro. El tanque australiano lo armamos nosotros y era una delicia meternos en él. Plantamos como 500 estacas de sauce, más de la mitad prendió, lo que llegó a formar un incipiente pero denso monte.  Para pasar la noche teníamos que anotarnos, pues no se podían quedar a dormir más de tres familias. Las camas eran viejas, las que se iban desechando de las casas de nuestros padres y amigos, se hundían en el medio lo que no siempre fue un inconveniente. A una de ellas -la que se hundía más- le pusimos el mango de un rastrillo debajo del colchón para separar un poco. No faltó el gracioso que de noche, bastante entrada, cuando todos dormían plácidamente, arrojara piedras sobre el techo de chapas, produciendo pánico en los dormilones. Tampoco faltó la mordida de un gato, que obligó a las correspondientes inyecciones, ni el lamentable robo de caballos. Teníamos una chancha que los chicos bautizaron “Pinina”, era la mimosa de todos y llegó a superar los 300 kilos. Una vez quedó preñada y –llegado el momento- nuestro amigo veterinario Carlitos Santanatoglia consideró que había que hacer una cesárea. Cuando la hicimos llovía. “Pinina” tenía mucha fuerza y fue necesario ponerle una tabla sobre su cabeza y uno de nosotros sentarse sobre ella. También con sogas le sujetamos las patas. Carlitos la operó bajo la lluvia y sacó dos lechones muertos, ya pasados, uno de cada matriz. Pensamos que no sobreviviría, que una infección acabaría con su mimosa vida. La cosió, previo acomodamiento de sus  órganos, y le aplicó una inyección que recibió tranquila. En la segunda inyección con antibiótico, al día siguiente, salió disparada con la aguja clavada y fue una odisea poder sacársela después de correrla por todo el campito. A partir de ese momento le dimos antibióticos por vía oral con un pedazo de carne. Por varios años más siguió siendo la mascota de los chicos. Nuestros hijos aprendieron a vivir en contacto con la naturaleza, vieron nacer a los conejos, los pollitos, los patitos, plantaron semillas y comieron lechuga, anduvieron en el barro, bajo la lluvia y a pleno sol, nos ayudaron a los mayores a mantener la casa común, a hacer un pozo negro o un tanque australiano. Entendieron que tenían los mismos derechos para usar la quinta los que habían puesto más dinero como los que habían puesto menos. Se hicieron pre campamentos y partidos de futbol con los chicos del barrio” relataron a Castelar Digital.
 
“El tiempo pasó” continuaron contando. “El 8 de julio de 1979 murió Pampa Lazzarino, atropellado por un incalificable, con cubiertas lisas y un montón de cosas más. Raquel quedó muy mal y los chicos se fueron recuperando. Pero, a partir de allí, se produjo un quiebre en “Los Gurises”, ya  nada era igual, había mucha tristeza, fuimos menos. En una manzana lindera a la quinta hicieron una cancha de futbol, las hinchadas se peleaban, ya no era lo de antes. Con el tiempo la vendimos, la compraron unos chinos para cultivar plantas para obtener semillas que a ellos les gustan. Luego fue abandonada por los chinos y hoy está ocupada por humildes que formaron una villa. A veces la vemos desde el Google Earth. Nos complace saber que este modelo fue imitado por otros, en muchas oportunidades, y durante muchos años. Hasta el día de hoy se alquilan quintas grandes para disfrutarlas comunitariamente”, concluyeron.

Entrevista: Gabriel E. Colonna

Tendencias

  • Agenda

  • Artistas

  • Comercios

  • Delivery

  • Farmacias

  • Ocio

  • Talleres

  • Nuestra Ciudad

  • Publicidad

  • Contacto

Artistas

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Silvia Villalba

Artista y geógrafa

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Anabella Bonell

Artista visual y docente

Ciudad natal: Hurlingham

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Artista Plástica

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Bibi Romero

Pintora decorativa

Ciudad natal: Córdoba

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Laura Giusti

Joyera y docente

Ciudad natal:

Último trabajo: Rancho, en el Centro Cultural Borges

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Olga Noemí Sanchez

Escritora

Ciudad natal: CABA

Último trabajo: Estaciones

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal: Pto. de Buenos Aires

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Comercios

Galería: Star West: Star Wars aterrizó en Morón

Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.
Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.
Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.