Cargando...
Rincón Literario
25 Abr 2013

"Perdedores" por Jorge Colonna

Eran las cuatro de la mañana y llovía torrencialmente. Sonó el despertador y Perdente interrumpió de un manotazo el sonido de la campanilla. La lluvia repiqueteaba sobre el techo de chapas y el gordo puteó contra el clima y su profesión de policía. De un envión se paró e ingresó al baño. Sin prender la luz, comenzó a orinar e inmediatamente maldijo a la mujer que había traído la noche anterior y que, al irse, había dejado el inodoro tapado.
Retornó a la pieza y comenzó la lucha cotidiana para ponerse un uniforme que parecía cada día más chico. Cuando intuyó que estaba presentable, sin confirmarlo ante el espejo, pasó a la cocina. Encendió la luz e incontables cucarachas huyeron en busca de oscuros refugios. Mientras ponía la pava a calentar, se llevó a la boca un pedazo de pan que había quedado sobre la mesa. Sin cambiar la yerba del día anterior, se cebó un par de mates amargos.
Cubierto con el capote y la gorra, salió a la calle. Instintivamente miró hacia ambos lados; como vivía en una cortada mal iluminada era habitual encontrar parejas, de a pie o en auto, que aprovechaban la complicidad del tranquilo paredón. Pero sólo vio, bajo la lluvia, un Peugeot con dos hombres en actitud sospechosa en su interior.
El policía empuñó el arma reglamentaría y se acercó en silencio.

Eran las cuatro de la mañana y llovía torrencialmente. Loser se puso un gastado impermeable, salió a la calle y caminó hasta el auto. Su vida era una hoja en la tormenta que durante años venía sacudiendo a la sociedad. La esposa lo había abandonado luego de que perdió el trabajo y cayó en una crisis depresiva. Como su auto estaba asegurado por un precio superior al de venta, imaginó una solución non santa: hacerlo desaparecer y denunciarlo como robo. En una sociedad tan corrupta lo suyo apenas sería un pecado venial. Encendió el motor, accionó el limpiaparabrisas y se alejó lentamente.
Al rato, detuvo su Peugeot frente al paredón de una mal alumbrada calle sin salida. Seguía lloviendo en forma torrencial. Se colocó una gorra y cuando iba a descender, un joven armado abrió la puerta del acompañante e ingresó al auto.

Eran las cuatro de la mañana y llovía torrencialmente. Sentado en el umbral de un bar ya cerrado, apenas protegido del agua, Perdant revisó nuevamente sus bolsillos y confirmó que ya no le quedaba más dinero. Sin contención ni afecto, en plena adolescencia, había abandonado la casa paterna para ingresar en el sórdido universo marginal donde cada uno debe sobrevivir por sí mismo. La droga se le había presentado como el costoso remedio para todos sus males, pero como el sueldo de motoquero resultó insuficiente para cubrir su adicción ingresó en el delito. Comenzó transportando en su moto a un arrebatador, con el que compartía lo robado y poco a poco su actividad delictiva creció en agresividad mediante el uso de armas. Seguía lloviendo, estaba sin dinero, solo, y padeciendo abstinencia. Fue cuando decidió robar un auto y canjearlo por droga.
Lentamente, un Peugeot pasó frente a él. El joven subió a la moto y, con las luces apagadas, lo siguió. Para su satisfacción, el vehículo se fue alejando de las calles principales, hasta ingresar y detenerse en una cortada mal iluminada. Protegido por la penumbra y la intensa lluvia, sorprendió al conductor y, apuntándole, ingresó al auto.

Perdente era un policía gris y violento. Con su legajo repleto de actos de patoterismo y corrupción, necesitaba mostrar algún logro. Ahora, en ese Peugeot estacionado frente a su casa, tal vez encontraría la oportunidad de lucirse.
Loser , aterrorizado, balbuceaba incoherencias.
Perdant, mientras intentaba que su víctima cerrara la boca y saliera del Peugeot, vio la silueta del policía que se acercaba apuntándole. El joven comenzó a disparar ferozmente, al tiempo que el agente hacía lo propio.
Cuando llegó el patrullero, encontró varias cápsulas servidas, un auto acribillado y tres cadáveres.


Fuente: Esta historia es una variante del cuento corto publicado en el libro "Ficciones Otoñales" de Jorge O. Colonna. Si lo desea, puede adquirir un ejemplar autografiado por medio de nuestro portal. Para mas información consulte la sección "Mercado Castelar".

Tendencias

  • Agenda

  • Artistas

  • Comercios

  • Delivery

  • Farmacias

  • Ocio

  • Talleres

  • Nuestra Ciudad

  • Publicidad

  • Contacto

Artistas

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Laura Giusti

Joyera y docente

Ciudad natal:

Último trabajo: Rancho, en el Centro Cultural Borges

Instagram: Ir al perfil

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Bibi Romero

Pintora decorativa

Ciudad natal: Córdoba

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Artista Plástica

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal: Pto. de Buenos Aires

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Olga Noemí Sanchez

Escritora

Ciudad natal: CABA

Último trabajo: Estaciones

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Silvia Villalba

Artista y geógrafa

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Anabella Bonell

Artista visual y docente

Ciudad natal: Hurlingham

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Comercios

Galería: La Delio Valdez en el Playón del Deportivo Morón

Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.
Fotos: Rocío Fernández Vivas y Florencia Ceirano.