Cargando...
Sociedad
14 Sep 2011

No existen "accidentes"

Hemos recibido numerosos mails con información, opiniones, quejas, descargos, y fotos sobre lo ocurrido en el servicio de la línea del Ferrocarril Sarmiento que cruza nuestra localidad. Hemos decidido publicar a continuación esta carta que nos llegó vía email por parte de un lector y que fuera publicada en www.szewachnomics.com.ar ya que, más allá de la posición política de cada uno, engloba lo que todos sentimos y sabemos sobre el funcionamiento del tren, que en sus comienzos diera vida a nuestra localidad. Decir que fue solamente negligencia del conductor del colectivo sería simplemente lavarse las manos y que las cosas sigan como hasta ahora, a la espera del próximo accidente. El chofer pudo haber obrado negligentemente pero todos sabemos que las barreras no andan como corresponden, sin ir mas lejos la del cruce del centro de Castelar hace meses que funciona de un solo lado, los guardabarreras no están cuando debieran y la frecuencia de los trenes hace que las localidades del oeste se vean cortadas por la mitad durante horas, provocando que llegar al otro lado sea una tarea que demore más de lo que la actividad cotidiana de nuestros barrios está dispuesta a tolerar. Hace más de 10 años se anuncia el soterramiento del ramal, incluso hace 3 se "inauguró" dicho soterramiento. Debe ser el único lugar del mundo donde las obras se inauguran antes de hacerse. El resultado de todo esto se vió en la madrugada de ayer. A continuación la carta que nos enviaran.
Hace tiempo que aprendí que no existen “accidentes”, salvo que se originen en un hecho no controlable de la naturaleza, como un terremoto o un tsumani.

En el resto de los casos, siempre existe un error humano, derivado de la falla de un sistema. A veces, porque el sistema está mal diseñado por algún humano. A veces, porque se presentan situaciones no previstas por los humanos que armaron el sistema. A veces, porque algún humano, no siguió los procedimientos establecidos por el sistema.

Es por ello que me resisto a llamar “tragedia” o “accidente” a lo sucedido esta mañana en una barrera de Flores.
Lo de esta mañana, a mi juicio, es lisa y llanamente un asesinato, aunque a muchos les convenga imponer el calificativo de “accidente” para evitar consecuencias penales y/o políticas sobre sus actos.

Esta mañana 11 personas fueron asesinadas y 200 fueron heridas.

El sistema falló. Una barrera automática que siempre tiene que funcionar no funcionó. Un guardabarreras que siempre tiene que estar, en caso en que la barrera transitoriamente no funcione en algún momento, abandonó su puesto. Alguien puso una madera para dejar la barrera a 45 grados, cuando sólo puede tener dos posiciones abierta o cerrada.

El manual de procedimientos que debería tener una empresa de colectivos, para explicitar qué tiene que hacer un conductor, en el caso en que se encuentre ante una barrera en posición irregular o dudosa, con señal luminosa de peligro, no existe, o no fue respetado.
La empresa concesionaria del servicio del Ferrocarril Sarmiento, no tiene un sistema confiable para que las barreras funcionen siempre, o sean arregladas rápidamente, o haya personal capacitado en forma permanente, si la barrera, transitoriamente, presenta un problema.
El Estado, que controla al concesionario, no vigila que el servicio se preste con la seguridad adecuada. (Sin contar, el hecho de que “anunció” hace años el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento).
Los jueces, en lugar de buscar compensaciones adecuadas para los vecinos perjudicados,  otorgan amparos para parar las obras que hubieran permitido, al menos parcialmente, evitar algunos pasos a nivel en cruces claves.

En cualquier país del mundo que funciona,  el Presidente de la concesionaria del servicio ferroviario hubiera pasado esta noche preso, junto con el guardabarreras que abandonó su puesto, junto al director del Ente Regulador correspondiente.
En cualquier lugar del mundo los funcionarios responsables ya hubieran presentado sus renuncias y el Presidente/a de la Nación, ya les hubiera pedido a los Ministros o Secretarios del área que dejen sus cargos.
Y la concesionaria ya hubiera sido intervenida y perdido su concesión.

Pero el Estado, en la Argentina, se dedica a otras cosas. Transmite fútbol, publica diarios, persigue a consultores, obliga a exportar maní para importar autos, le otorga cientos de millones de dólares a una fundación de derechos humanos para construír casas, etc.
Mientras la gente se muere porque los que tienen que evitarlo, están ocupados en otras cosas.
Esta mañana, unas horas después del asesinato de 11 personas, ingresé, invitado, a la planta de la automotriz Toyota en Zárate.

Allí, 2600 personas, conviven con robots, y con unos carritos que se mueven solos, con sensores, por la planta, llevando motores, al ensamblado. Pasan montacargas llevando piezas, y vehículos terminados. Hay cajas, cajones, chapas, autopartes de todo tipo en permanente movimiento.
En esa planta de Toyota no hay “accidentes”. Cada uno de los operarios sabe lo que tiene que hacer, sigue un manual de procedimientos en cada detalle, y sabe qué hacer y a quién recurrir cuando algo no funciona.
La señorita que me guió, una operaria de la planta, cada vez que llegaba a una marca en el piso en dónde, podría pasar un montacargas, o un carrito, o una pieza de ensamblado, miraba hacia los cuatro costados, siguiendo una rutina “tonta”, que le aseguraba que se podía seguir avanzando sin problemas.

Todas esas personas también son argentinas, pero siguen un método, un manual, un esquema de trabajo que les permite, insisto, convivir rítmicamente, y ensamblar con clase mundial, un vehículo cada 3 minutos, o algo así.

Sin accidentes, con sistema.

Mientras tanto, otros argentinos sin sistema, matan.

Carta de Enrique Szewach publicada en www.szewachnomics.com.ar
Fotos de: Telam y OesteHoy.com

Tendencias

  • Agenda

  • Artistas

  • Comercios

  • Delivery

  • Farmacias

  • Ocio

  • Talleres

  • Nuestra Ciudad

  • Publicidad

  • Contacto

Artistas

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Laura Giusti

Joyera y docente

Ciudad natal:

Último trabajo: Rancho, en el Centro Cultural Borges

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Bibi Romero

Pintora decorativa

Ciudad natal: Córdoba

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Olga Noemí Sanchez

Escritora

Ciudad natal: CABA

Último trabajo: Estaciones

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Anabella Bonell

Artista visual y docente

Ciudad natal: Hurlingham

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal: Pto. de Buenos Aires

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Artista Plástica

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Silvia Villalba

Artista y geógrafa

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Comercios

Galería: Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia en el predio Mansión Seré