Cargando...
Histórico
Sociedad
12 Feb 2023

Un avión caza inglés de la Segunda Guerra en la Base de Morón

El Spitfire fue la máquina de guerra aérea más icónica del principio de la Segunda Guerra Mundial. Defendió los cielos de las islas británicas en la Batalla de Inglaterra y se midió con la Luftwaffe hasta el final del conflicto. Un piloto argentino que voló para la RAF se trajo uno después de la guerra. Conocé su historia.
La Segunda Guerra Mundial fue el mayor conflicto bélico del Siglo XX y de la historia de la humanidad. Millones de víctimas, decenas de países involucrados y todas las actividades humanas atravesadas por el fuego y el dolor. Aviones, tanques, barcos y submarinos, entre otros, vieron un progreso agigantado y las máquinas de guerra fueron los elementos definitivos para el resultado de los enfrentamientos, entre ellos el Spitfire.

El Supermarine Spitfire fue un avión caza británico que operó en la Royal Air Force desde fines de la década del 30 hasta principios de los 50. Fue el principal avión de combate de los británicos durante la Segunda Guerra Mundial. Con mejoras y modificaciones, llegó a volar a 600 Km/h y portar cuatro ametralladoras de 7.7 mm y dos cañones de 20 mm. Una maquina diseñada y producida para ganar los cielos de Europa.

Durante la contienda, voluntarios de muchos países no beligerantes se sumaron a las filas de los contrincantes. Desde la Argentina, muchos pilotos con antepasados ingleses se alistaron en la RAF para aportar su vuelo a la guerra. Tal fue el caso de Jaime Elwyn Storey, un cordobés que llegó a volar Spitfire y combatir sobre Europa.

#NotaRelacionada: Informe especial: cómo fue el accidente aéreo del Gloster


Terminada la guerra. Storey consiguió que el Reino Unido le vendiera un Spitfire y lo trajo en vuelo hasta Argentina. Un avión sin igual, de esbeltas líneas, ala elíptica y performances excepcionales, con el objetivo de trabajar en aerofotografía. El avión, antes un arma de guerra, terminó siendo expropiado por el Estado Argentino y entregado a la Fuerza Aérea Argentina.

El Investigador Aeronáutico y Suboficial Mayor (R) de la Fuerza Aérea Argentina, Walter Bentancor se desempeña como Jefe del Departamento de Investigaciones Históricas del Museo Nacional de Aeronáutica. En sus redes sociales publicó hace pocos días la historia de este particular avión que luego de volar por Europa y antes de recorrer la Argentina, recaló en el Aeropuerto de Morón, el que luego de 1951 sería VII Brigada Aérea, una de las más poderosas del país.

“Jaime E. Storey nació en Bell Ville , Còrdoba, el 13 de Julio de 1915, descendiente de una familia escocesa propietaria de una estancia en esa localidad. En la adolescencia es enviado con su hermano Jack a terminar sus estudios en Inglaterra y en 1938 siguiendo los pasos de su hermano completa el curso de entrenamiento como piloto. Al iniciarse las hostilidades Storey es llamado al servicio donde se incorpora a la Royal Air Force. Al terminar la guerra es dado de baja y regresa a la Argentina, de vuelta a la vida civil. En 1946 con el gobierno del General Perón en marcha y una política de expansión industrial del país que prometía buenos negocios, Storey decide incursionar en el campo de la fotografía aérea comercial con sus miras puestas en los vuelos de relevamiento aerofotográfico que el gobierno proyectaba realizar en los límites con Chile. Para ello decidió comprar en Inglaterra un avión de este tipo adecuado especialmente. En enero de 1947 se pone en contacto con el Air Ministry, estos considerando los antecedentes de Storey y su propio interés por vender Spitfire a la Argentina, acceden a la venta, adjudicándole el ejemplar PL972, de reconocimiento fotográfico equipado con el Merlin 70 de 1750 hp. Se le instalaron tres cámaras fotográficas Williamson F.24/F8, dos verticales y una oblicua, y un tanque suplementario de 170 galones. Lo más notable es que Storey decide traer al avión en vuelo hasta Argentina, para ello pidió autorización para acompañar en formación un avión de la línea British South American Airways, lo que le fue concedido.

#NotaRelacionada: En 1952 un As de la fuerza aérea alemana sobrevoló Castelar


Storey partió de Londres el 29 de abril de 1947, volando hasta Gilbraltar y luego de ahí hasta Dakkar en la costa africana. Allí esperó al Avro York de la B.S.A.A y el 5 de mayo realizó el cruce del Atlántico, acompañando al avión de línea por más de 8 horas hasta arribar a Natal en Brasil, el 7 de mayo arribó al aeródromo de Morón, luego de realizar escalas en Río de Janeiro y Montevideo. El avión fue inscripto en Argentina con la matrícula civil LV-NMZ.
.
El negocio proyectado tropezó con diversas trabas burocráticas por lo que este avión voló relativamente poco. Entre sus vuelos se destaca el de Buenos Aires a Santiago de Chile en tiempo récord a principios de 1948, marca que se superó recién a principios de los 60 con un Caravelle de Aerolíneas. Y participó en la búsqueda del Lancastrian “Star Dust” matrícula G-AGWH que se extravió el 3 de agosto de 1947, cuyo piloto, el comandante Reginald Cook, había sido compañero de Storey en la RAF.

A finales de 1948 le es expropiada la aeronave y se la traslada a la Escuela de Aviación Militar para luego ser entregada al Instituto Aerotécnico, donde fue volado por pilotos de pruebas, realizando evaluaciones comparativas con el Fiat G-55 y el Fiat G-59 que contaba la FAA. Podían verse sobre Córdoba las evoluciones de un avión con alas elípticas y otro con trapezoidales. Se utilizó también como avión de seguimiento para las pruebas a realizarse con una bomba cohete lanzada desde un Calquín, para ello se le adicionó una cámara cinematográfica, por este motivo se reemplazó el parabrisas curvo por uno plano que pertenecía al segundo Spitfire depositado en la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea.

#NotaRelacionada: Descubrí cómo nació la Reserva Natural Urbana de Morón


Un problema en el motor durante un vuelo de pruebas, a los mandos del piloto del Instituto Aerotécnico Luis Valloni, terminó con un aterrizaje de emergencia sin tren, el avión resultó con daños pero nunca se lo reparó. Almacenado en un depósito del Instituto, aguardó su destino final, al poco tiempo se lo dio de baja y se lo vendió para fundición previo desguace”.

 

Tendencias

  • Agenda

  • Artistas

  • Comercios

  • Delivery

  • Farmacias

  • Ocio

  • Talleres

  • Nuestra Ciudad

  • Publicidad

  • Contacto

Artistas

Walter Soria

Cantautror y guitarrista

Ciudad natal: Bs. As.

Último trabajo: Fluir

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gabriel Colonna

Fotógrafo

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Florencia Bonet Xicoy

Pianista

Ciudad natal: Ituzaingó

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Gustavo "Pipo" Nazaro

Luthier

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Helena Okomski

Escritora

Ciudad natal: Saint Neots

Último trabajo: Shalko

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Haydée Piteo

Artista Plástica

Ciudad natal:  

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Olga Noemí Sanchez

Escritora

Ciudad natal: CABA

Último trabajo: Estaciones

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Betty Siri

Maestra Artesana

Ciudad natal: Pto. de Buenos Aires

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Javier Alejandro Buján

Músico

Ciudad natal: Morón

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Hernán "Budapest" Marino

Artista plástico

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Viviana Scaliza

Cantante

Ciudad natal: Moreno

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Laura Giusti

Joyera y docente

Ciudad natal:

Último trabajo: Rancho, en el Centro Cultural Borges

Instagram: Ir al perfil

Hernán Sánchez

Cantautor

Ciudad natal: Castelar

Último trabajo: Las cosas que extrañas

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Jorge Colonna

Escritor

Ciudad natal: Capital Federal

Último trabajo: Soy Yurik

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Bibi Romero

Pintora decorativa

Ciudad natal: Córdoba

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Ana María Oddo

Narradora Oral

Ciudad natal: Capital Federal

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Silvia Villalba

Artista y geógrafa

Ciudad natal: Castelar

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Anabella Bonell

Artista visual y docente

Ciudad natal: Hurlingham

Última nota: Ver la nota

Instagram: Ir al perfil

Comercios

Galería: Star West: Star Wars aterrizó en Morón

Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.
Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.
Gabriel Colonna, Director de Castelar Digital.